Accueil

 

Cómo lograr neurotizar la relación

MELMAN Charles
Date publication : 01/06/2021
Dossier : Traduction éditoriaux
Sous dossier : En espagnol

 

Cómo lograr neurotizar la relación

 

Somos divertidos al denominar “adultos” a aquellos que regulan sus relaciones esenciales - con los otros, con el sexo, con los intercambios, consigo mismo, etc. -en base al modelo que se impone en ellos durante su condenada infancia. Ustedes creen que son actuales y que tratan el problema del día, y se descubren a sí mismos siendo todavía el mismo mocoso malcriado. Malcriado porque han aprendido a gozar burlándose de toda autoridad; sin captar que la autoridad les abría, si fuese la buena, la posibilidad de una relación más interesante, aquella objetal, una vez “adulto” por supuesto.

El Edipo moderno dedica heroicamente su tiempo a desafiar a un padre ya muerto, y constata que él está todo desnudo y bueno para ser capado desde el momento en que él ha logrado borrar su tumba. Aleluya. Pero aquello francamente desternillante es ver los productos de Sigmund o de Jacques-Marie, en el guardarropa en el que ellos habrían podido abandonar sus pantalones de muchachitos, sacar con rabia el ribete hasta el tobillo para hacer creer que su victoria -la limpieza del campo del Otro de toda instancia prescriptiva- ha liberado el lugar que ahora puede ocupar el Yo [Moi], venido, por supuesto, para reparar las insuficiencias del predecesor, lo cual rima con depredador.

Regocijémonos de que eso sea impensable entre nosotros, donde nunca se verán alumnos, alertados por la edad de aquél que ellos habrán seguido como amo/maestro, dedicados a recortar los barrios de su futura explotación. Puesto que ellos habrán aprendido de él, siendo él mismo alumno de Sigmund y de Jacques-Marie, que no hay explotación sino la de la m… -eso incluso se denomina capitalismo- y que la descomposición de aquesta no deja en el lugar de la autoridad, familiar, sino el azote de la tempestad. Debo haber hablado de eso hace 20 años en El hombre sin gravedad, es decir, aquel que ya no sabe en torno a qué girar. En ese caso se pone en marcha, y sabe Dios a dónde llegará – el costo que consentirá en pagar para que ello gire de nuevo.

 

Charles Melman

24 de mayo de 2021

 

Traduction faite par Iris Sánchez    

Espace personnel