Accueil

 

Morabito, punta del hilo

MELMAN Charles
Date publication : 03/05/2021
Dossier : Traduction éditoriaux
Sous dossier : En espagnol

 

Morabito, punta del hilo

 

La responsabilidad penal del asesino ha sido juzgada según el estado de consciencia, obnubilado o no, que él tenía en el momento del acto, fuertemente perfumado, al parecer, con cannabis. Hasta ahí está bien, salvo si sencillamente se les pregunta a los interesados, a los jueces, a los teólogos y a los especialistas: ¿qué es la consciencia?

¿Y qué dicen ustedes? Porque si se responde que es el estado determinado por la intervención activa prevalente y responsable del sujeto en sus pensamientos y en sus actos, ¿qué deviene su singularidad cuando su estatuto es la sumisión a una ideología, a una religión, o a una orden más sencillamente?

En nuestro caso (el de la abuelita arrojada por una ventana porque nació judía), la sumisión es exigida por una religión que quiere que el fiel renuncie a toda prescripción que no fuera la del texto sagrado, eliminando así la reflexión, el análisis y la responsabilidad personales. De modo que ese texto permanentemente informa a una consciencia que, en detrimento de toda realidad, no tiene otro autor sino Dios mismo: el sacrificio del sujeto para volver efectiva Su gloria.

El cannabis ciertamente tiene como propiedad hacer desaparecer las inhibiciones, pero aquella prescriptiva de las ventajas de la libertad, en tal caso ganada, es la religión que hace de la obnubilación de la consciencia el final de su enseñanza.

No estamos lejos de señalar que la verdadera obnubilación provocada por el procedimiento, es la del inconsciente, obnubilación de todo deseo que fuera singular.

Para volver a nuestro asesino, por otra parte, dealer de profesión y por lo tanto profeta, al parecer días antes de su crimen, él se había quejado de haber sido embrujado por su suegro. El conocimiento de la psicología africana revela que la brujería es, en la localidad, tomada como un hecho fisiológico, ilustrando que tiene una mejor aprehensión que nosotros de la alienación en la cual se debate una consciencia siempre dispuesta, en todas partes, a renunciar a sus responsabilidades y, por lo tanto, dispuesta a sofocar su inconsciente.

Pero que la consciencia sea cobardía, y esto ante el propio inconsciente, es muy cierto.   

Además, Freud ha debido leerlo.

Charles Melman
25 de abril de 2021

 

 

Traducción al español: Iris Sánchez

Espace personnel