Accueil

 

Ya no somos favorecidos

MELMAN Charles
Date publication : 12/10/2020
Dossier : Traduction éditoriaux
Sous dossier : En espagnol

 

Ya no somos favorecidos

 

Es muy cierto. Obligados a buscar indocumentados para encontrar gentes que todavía se sientan obligados. Pero de otro modo, desde que usted se matricula, está entre los amos. Todos los sexos confundidos, por supuesto. Los tres que existen ahora. Ya que puedo hacerme matricular sin ser ni de uno ni de otro. Y he aquí la pregunta que entonces plantean los sabios: ¿qué fundamenta, en este caso, al uno apropiado para formar agrupación? Si se fían de la apariencia: es la reivindicación. ¿De qué? En tal caso, la reivindicación de ya no estar trabado, en marcha lenta, impedido de realizar lo que se quiera. Dicho de otro modo, poder depender de una autoridad que les delegue todo poder o, dicho de otro modo, suicidarse.

Pero, ¿no sería esa, hoy en día, la suerte de autoridad en las democracias, con el proyecto de ser directas o con el permanente referéndum? 

En esta crónica retomo sin cesar el adverbio “autrement” (de otro modo). Eso guía puesto que, en el fondo, de lo que se trata es de eliminar al Otro, a la alteridad, al héteros, cada vez más vapuleado.

Como decía Lacan, la sociedad será la de la segregación. Cada uno extraño y extranjero ante aquel que se ha vuelto su idéntico, su semejante, amo como él. Y mientras uno se extranjeriza en los “debates” en la televisión, los chinos están en el ascensor. Con la receta para saber, después de haber sido coolis durante siglos, cómo instalarse en el asiento posterior y hacerse abanicar. Por los extranjeros.

Charles Melman

18 de septiembre de 2020

 

Traducción al español: Iris Sánchez   

Espace personnel