Accueil

 

¿A quién echarle la culpa?

MELMAN Charles
Date publication : 09/04/2020
Dossier : Traduction éditoriaux
Sous dossier : En espagnol

 

¿A quién echarle la culpa?
 
Algunos dicen que hay dos tipos de epidemia. Una que se difunde por internet y, por ejemplo, hace que una muchedumbre se reúna en torno a una falsa noticia, incluso a veces en torno a una verdadera y que reclama venganza: ¡al poste de luz! ¡la cabeza en una estaca! La otra epidemia es la que hoy en día es actualidad y se hace viral, pero comparte los rasgos con la primera por medio de la multiplicación de las opiniones y su reunión en la búsqueda del culpable que, con apoyo de la comisión de pesquisa, pasará un mal rato.
 
Puesto que éste es el falso pliegue de la época: liberal, se la diría, ya no se sabe quién es el amo ni aquello que la causa. Es así que el amo efectivo, el poder elegido, se pasa el tiempo excusándose, justificándose, prometiendo que actuará mejor, presentándose como el mejor servidor de un electorado furioso. Mientras tanto la muchedumbre, instituida como ama, se dispersa en todas las direcciones para identificar la causa y sus remedios.
 
En la época de la inteligencia artificial, la del sentido común parecería haber desaparecido. Y la ciencia, nuestra referencia suprema, parece desarmada porque el virus recuerda que es capaz de adaptación, es decir, capaz de mutar y le puede anunciar otros que vendrán con el trastorno climático. Parece que hacen falta mascarillas cuando el chino, siniestro, y el americano, lastimoso, hacen creer que estamos en Carnaval.
 
En el momento en que el imperio chino está manos a la obra para conquistar el planeta, un bicho diminuto, conquistador, recuerda por su lado que él puede ganar limpiando al planeta de una especie dedicada a gozar sin consideraciones por la vida. La naturaleza que así vuelve a nosotros, ya enmascarada antes del virus por el fog de Pequín, abre a Freud en la página de la prevalencia del instinto de muerte. ¿Le dará ella la razón?
 
Charles Melman
4 de abril de 2020
 
Traducción al español: Iris Sánchez     

Espace personnel