Accueil

 

Todavía hacen que se hable de ellos

MELMAN Charles
Date publication : 05/03/2019

 

Todavía hacen que se hable de ellos

En la tele, el brillante filósofo mediático, aquél que habla como una Kalachnikov, dice que hay que reaccionar ante el antisemitismo no con la moral sino buscando la causa. Para contribuir a su búsqueda, que él me permita proponerle dos más.

La primera, la más sorprendente a mi parecer, es que no hay causa. La tradición quiere que, en efecto, en toda familia numerosa, uno de los hijos sea sacrificado. En la familia que se ha multiplicado con el monoteísmo está inscrito que habría uno, y por qué no el mayor, el preferido, vaya, precisamente aquél que ha querido sustituir con un sacrificio simbólico aquel que era humano, y quien será devuelto al remitente. Él estaba de más, bloqueaba la perspectiva, impidiendo que estemos entre nos.

Tanto así que, y ahora la segunda razón, helo ahí cargado como una mula con todo lo que el decreto divino nos invita a rechazar, al igual que aquello que constituye al inconsciente. En la Escuela freudiana había un desdichado que había descubierto que ¡el inconsciente hablaba yiddish! Él no había comprendido que “judío” era un calificativo para designar lo que había que desechar en cada uno de nosotros y, como eso no se logra, el antisemitismo subsiste, incluso cuando judío -nombre común de los miembros de un pueblo- ya no hay. Finkielkraut es así el testigo -miembro del pueblo testigo-  de que, de los judíos ha habido, nostalgia, y que ellos son aptos para volverse convenientes.

¿D’hommage [1]?

Charles Melman

20 de febrero de 2019

Traducción al español: Iris Sánchez

      

 

[1] N.d.T.: Juego de homofonía y de escritura en francés, entre “d’hommage”: algo de homenaje, de respetos, y “dommage”: daño, perjuicio, ¡qué pena!

Espace personnel