Accueil

 

¿Ketu?

MELMAN Charles
Date publication : 14/02/2019

 

¿Ketu?

En la Escuela freudiana, con mis amigos René Bailly, Claude Conté, Claude Dumézil y Christian Simatos, sin saberlo habíamos inventado el cartel, en el que sin mejor saberlo yo figuraba en la función del al-menos-uno, es decir de aquel que recuerda que la especulación entonces compartida -Lacan hubiera dicho el parloteo- era la de los conceptos de los cuales él era el culpable ocasional, válido así para la ocasión que nos interesaba.

Sucede que una noche, para la sorpresa particular y general, Lacan llegó sin prevenirnos para compartir nuestro banquete.

Además, ante el asombro de todos -es cierto que en la Escuela se nos llamaba “la banda de Moebius”, sin duda para subrayar que teníamos una sola cara- la contribución única de Lacan aquella noche fue recordar que yo era judío.

Si yo hubiese estado menos estupefacto por aquello que se ofrecía como una interpretación, le hubiera dicho: “Querido Dr. Holmes, no hay que dudar que lo Eterno ex – iste, es el cero. La prueba de ello es su silencio; o si se habla, el Uno que se delega para sentirse menos solo y apuntalar un significante siempre cercano al desmoronamiento, o que busca todo el tiempo un remplazante. Solo que ¡he ahí! al resignarse al desmoronamiento, es el mismo cero que comandamos en provecho de la nulidad, del caos, del barullo”.

Imagino que él hubiese respondido: nada. Algo que agradecerle, seguramente.

P.D. Nada porque su concepto de “semblant” había respondido por adelantado. ¿Pero a quién se le supone tener las respuestas por adelantado?

No salimos del apuro.

Charles Melman

13 de febrero de 2019

Traducción al español: Iris Sánchez  

Espace personnel