Accueil

 

Lacan y la gens doble

MELMAN Charles
Date publication : 05/02/2019

 

Lacan y la gens[1] doble

 

Lacan tenía sobre los judíos uno de esos juicios que se dicen complejos, como son aquellos que oscilan entre la captura del semblant o del real.

Así él se lamentaba de no ser judío, de no ser de ese pueblo cuya fatalidad es la de ser letrado, puesto que es en la celebración del culto de la letra que él transcurre su tiempo.

Luego pensaba luego que, en la sociedad civil, el judío está llevado a funcionar como un agente doble, al servicio secreto de su Dios cuando a éste se lo cree público, al servicio de la Ciudad.

Eso comenzó muy temprano, con José, luego Moisés, Ester después, etc.

En la cura freudiana sería el ordenamiento de la instancia paterna en el Otro y la benevolencia supuesta de sus interpretaciones que, a cierto plazo, darían pleno acceso al goce, sexual específicamente. De ahí el impase que se tendría al querer detenerse ahí, anotará Lacan, cuando es ese goce que, con la imposibilidad de proporción crea el síntoma. En otras palabras, el final de la cura freudiana sería el retorno al punto de partida de lo que causó la neurosis, pero ahora aceptado, con lo que hay de maltrecho en la sexualidad, finalmente exhibido.

Si la historia del movimiento analítico está poblada de figuras de agentes dobles, indudablemente es a causa del intento para salvar al Padre que estaría en el Otro, mostrando que él no carece de medios o de recetas, de trucos y cosas ¡pues!, para reparar la castración, y así adormecernos.

Ch. Melman

30 de enero de 2019

Traducción al español: Iris Sánchez

      

 

[1] N.d.T.: “la gens”, término polisémico que desde la Antigua Roma remite a: “gen”, “gente”, “familia”, “gentilicio”, “gremio”, “genética”, “generación”, en torno a un nombre, a una nominación.  

Espace personnel