Accueil

 

¿Pero a dónde fue a parar lo execrable?

MELMAN Charles
Date publication : 13/06/2018
Dossier : Traduction éditoriaux

 

Nuestro espíritu de tolerancia podría hacer creer que esta categoría ha desaparecido; hoy en día no hay nada que no sea admisible, excepto la inelegancia. La ley moral ha cambiado así de naturaleza y la estética se ha vuelto su regla. El arte moderno la cultiva haciendo del trash un ideal.

Esta promoción, que transforma las ciudades, los campos y los mares en lugares de vertedero, sin embargo, significa que la categoría de lo execrable está todavía presente, pero ha cambiado de objeto. Es la instancia que ayer era la evacuadora del objeto ala que ahora está condenada a ser eliminada. Lo cual se traduce por la transformación del cross-cap en un huevo y de la banda de Moebius en una banda bilátera: es el soporte de la segregación, cada uno por su lado, en lo idéntico, separado por una frontera del vecino del otro lado y convertido en el extranjero. ¡Cuidado con los infiltrados!

Un anuncio de tempestad también para aquel que su función lo designaba para ser el representantede esa instancia – después de haber sido sagrado, es la cochinada lo que ahora se devela del Padre – la democracia directa es sustituida por la compacidaddel hermano mayor. Él es el agente ejecutivo de una potencia que quiere cebarlos perfectamente: querida mamá, gracias mamá, te amo mamá.

Pero si es cierto que lo forcluido de lo simbólico reaparece en lo real, lo que se levanta ahora desde la aurora en el cielo es el falo, dopado de vista: y henos ahí al fin todos bellos, igualitarios, homos. Se podrá pedir a Hugo Boss que confeccione el uniforme de las tropas. 

Ch. Melman

1ro. de junio de 2018

Traducción al español: Iris Sánchez        

Espace personnel