Accueil

 

Prólogo

MELMAN Charles
Date publication : 15/02/2018
Dossier : Traduction éditoriaux

 

De la palangana en la que se remueven los conceptos de tal modo que la mejor cocina no encontraría ahí sus ingredientes, tratemos de extraer dos o tres antes de que se disuelvan.

Digamos que el exilio es un sitio, fuera de la comunidad, en el que uno se encuentra solo, un castigo o una elección, semejante a aquella del ermitaño o del psicoanalista.

La pena consiste en que ahí se pierde la identidad sin encontrar otra, en este desierto, así reducido a ser el desecho de su comunidad de origen.

Lo cual no justifica la conducta del psicoanalista desde el momento en que él está advertido de la amenaza: no está obligado, como los alumnos de Freud, a ser tonto o cabrón.

El inmigrante es totalmente otro, puesto que, venido de una comunidad, busca instalarse en una diferente. Paradójicamente, él puede no perder su identidad, la cual estará reforzada al volverse real. Pero ¿tendría acceso al Simbólico? Esa es la pregunta.

Un efecto subjetivo común se produce sin embargo en los dos casos: la idea de que habría un “en casa”, ideal que no llega sino porque es el Otro quien alberga.

Si entonces el suelo que alberga al sujeto es el Otro, se concibe que él sólo tiene la nostalgia de un Heim porque definitivamente él es inquilino. No hay sino el paranoico para considerarse propietario.

El vagabundeo finalmente es otro asunto, es decir, el de cada uno puesto que nadie puede estar seguro ni de su sitio ni del camino.

Buena suerte a los viajeros.

PD: Algunos aforismos encontrados en boca de una noble dama de Fez

El exilio no es partir sino nunca llegar, sabiendo que el retorno no es posible.

De todas maneras, uno no se encuentra en ninguna lengua, eso desarrolla el oído.

La una rectificando al otro, la ley se vuelve una impostura.

Exiliado e inmigrante no son lo mismo, ya que el primero está tomado por el vagabundeo.

No hay ni arriba ni abajo, arrinconado entre sobreexposición y clandestinidad.

Charles Melman

7 de febrero de 2018       

Traducción al español: Iris Sánchez

Espace personnel

POST- TESTTEST