Accueil

 

Safouan revizor (esp)

MELMAN Charles
Date publication : 28/06/2017
Dossier : Traduction éditoriaux

 

En el escaparate de nuestro amigo Tschann el último libro de Safouan. Tiene por título sobrio pero preciso: La psychanalyse (El psicoanálisis) y por subtítulo: ciencia, terapia, causa. Impresionante, incluso apasionante.

Evidentemente, si se comienza a hojearlo, uno se da cuenta de que se trata menos del psicoanálisis que de una mirada sobre él, y desde qué punto de vista, es como siempre la pregunta. Una respuesta amigable dirá que ahí está el punto de vista del sentido común, necesariamente aquel del amplio lectorado al cual uno se dirige, y que uno se ve forzado a compartir para hacerse reconocer. Uno lo escandalizará por ejemplo insistiendo sobre los perjuicios de la transferencia, alienante, loca, tal como la cuidaban Lacan o sus alumnos cuando eran malos. Safouan, él siempre ha privilegiado la temperancia, virtud de siempre, haciendo su análisis en la SPP, abandonando su frecuentación al Seminario después de algunos años, y no aproximándose a Lacan sino para discutir del oficio, en ocasión de los controles.

La constatación es aún más sorprendente. ¡Lacan era un genio! en tanto facultativo por supuesto. El resto, o sea lo que él ha dicho sobre el lenguaje, depende de la filosofía de siempre, bien, interesante evidentemente.

El joven emigrante, enviado al Occidente en 1946 para formarse en filosofía (Cambridge fue inicialmente el objetivo) a fin de regresar para enseñar en el Cairo, tuvo la suerte, siguiéndolo, de frecuentar a los mejores. Y también la suerte de conservar la sabiduría -cual Ulises- con la que él se había embarcado al inicio.

¿Cuál? En el transcurso de una entrevista que tuvimos con un periodista de la revista Méditerraneen él se declaró nacionalista árabe.

El problema del nacionalista, como sabemos, es su relación con la verdad: es cierto lo que declara como tal y se vuelve indiscutible. Además, el hecho que esa transferencia resiste a todas las curas, incluso es antipática con su cuestionamiento psicoanalítico.

Se comprende mejor así los subtítulos del libro, debidamente no obstante afirmados.

Ciencia, en efecto, el psicoanálisis no lo es de ninguna manera. Si el inconsciente es el efecto de una ética, su interpretación no lo es menos, de manera que la subjetividad del operador está siempre comprometida en la cura.

¿Terapia? Se sabe que no lo es y si hiciera falta este libro sería la demostración. ¿Qué ha cambiado a lo que el autor ya sabía?

¿Causa en fin? pues sí, hace causar y hablar, incluso escribir, publicar en tal caso.

Entre las buenas y malas notas que distribuye así Safouan, su libro es un palmarés, me encuentro al final con la peor nota.

Si para cada uno él tiene la cortesía british de un juicio matizado, con un sentido pronunciado del understatement, yo mismo soy definitiva y totalmente malo.

Si él hubiese seguido un poco más el Seminario habría sabido sin embargo que mejor valía no ponerme en ese lugar que es también el más precioso.

Sure, Safouan, il is too much.

Ch. Melman

22 de junio de 2017

Traducción al español: Iris Sánchez

Espace personnel

POST- TESTTEST